Volver al inicio   Consultas online   Enlaces de interés   Català  
Quienes somos   Donde estamos   Areas   Biblioteca
 
 
 

Situaciones desencadenantes
 
Tal y como lo ve
nuestro cuerpo,
el estrés es
ansiedad a toda
máquina.

Son muchas las situaciones de vida que pueden desencadenar algún problema psicológico o emocional y el estrés facilita que generen ansiedad.
Problemas familiares.
Los problemas dentro del seno de la familia son considerados como uno de los factores más importantes en generar estrés y desequilibrio en la vida de las personas. Las dificultades de conciliación entre vida familiar y laboral, muy en particular si trabajan los dos miembros de la pareja, acentúan las dificultades familiares y aumentan el estrés de las tareas domésticas, la atención de los hijos, etc.
Separaciones.
Las separaciones de la pareja suponen un duelo afectivo y un gran cambio de vida y de las relaciones familiares, sociales e incluso económicas, así como una desilusión o sentimiento de fracaso que puede llevar a la depresión y la ansiedad generalizada.
Problemas laborales.
Los problemas laborales son un factor estresante muy importante por dos razones fundamentales: además de estar en juego el sustento económico de la persona, lo están las expectativas e ideales del universo laboral, importantísimos en nuestra cultura.
Situaciones de cambio vital.
Psicólogos, médicos e investigadores están de acuerdo en que los cambios vitales son en sí mismos factores estresantes para las personas, debido a que exigen mayor energía, atención y adaptación, así como desilusiones y miedos de no poder afrontarlos. Los cambios suponen duelos simbólicos de las situaciones anteriores en las que el sujeto se sentía seguro: la adolescencia conflictiva o la marcha de los hijos del hogar, por ejemplo, suponen la ruptura de un funcionamiento familiar establecido durante muchos años. Asimismo, los cambios de trabajo o de estudios o los cambios culturales obligan a las personas a nuevas adaptaciones, que no suelen ir sin tensiones.
Determinados conflictos y situaciones pueden romper el equilibrio habitual en la vida y generar crisis que promueven síntomas diversos:
 
• 
• 
• 
Cambios en el estado de ánimo, irritabilidad, mal humor, ira, tensión o desánimo para realizar las actividades cotidianas, cansancio…
 
  Volver al inicio   Aviso legal   Mapa de la web   Última actualización: 27/06/2017