Volver al inicio   Cómo contactar   Enlaces de interés   Català  
Quienes somos   Donde estamos   Areas   Biblioteca
  La jubilación
 
Si el deseo vital
estÓ “bajo
mínimos”
¿por quŔ no
consultar a un psicólogo?

 

La etapa de la jubilación.
La jubilación enfrenta a las personas al inicio de la última etapa de su vida así como a los numerosos cambios que la desaparición de la vida laboral conlleva. A menudo, estos cambios pueden vivirse como pérdidas, de vida social, de potencial económico, de compañeros y amigos, de rol social y de tantas otras que pueden generar malestar. Además de las pérdidas económicas y de red social derivadas de la vida laboral, las personas se encuentran ante una disminución de sus potencialidades físicas, de movilidad o sexuales. También se enfrentan a molestias y dolores corporales, a la pérdida del cabello o a las arrugas.
Estas vivencias de pérdida pueden acarrear problemas psicológicos como el aislamiento, la depresión, la angustia, el temor a la dependencia y hasta el temor a la muerte.
¿Cómo enfrentar positivamente la jubilación?
La jubilación puede ser una etapa muy rica de evolución personal ya que supone mucho tiempo libre que puede dedicarse a otras cosas que el trabajo ha impedido realizar. Es el tiempo para las aficiones, las relaciones y el ejercicio físico, favoreciendo una época de oportunidades y experiencias nuevas.
Es muy importante el mantenimiento de las redes sociales y familiares. Las personas jubiladas pueden ayudar a sus hijos en la tarea de atender a los niños, por ejemplo. Pueden salir con sus amigos al cine o a pasear o a realizar aquellos intereses para los que nunca han tenido tiempo. Si carecen de amigos, hoy día las ciudades, a través de sus dispositivos, tienen centros cívicos que propician el lazo social y la realización de actividades.
Por otra parte, existen muchas facilidades económicas para poder ir al cine o a espectáculos, museos y exposiciones y hasta viajes muy baratos fuera de temporada. Las ayudas sociales para el transporte y la actividad cultural suponen un puente de plata para aquellos jubilados que deseen mantenerse activos, vivos y con capacidad de experimentar cosas nuevas en la vida. Las actividades populares, como las fiestas y bailes de los barrios de la ciudad, también facilitan el lazo social y la distracción de los jubilados, que además de disfrutarlos pueden ofrecer su tiempo para las tareas de organización.
El tiempo de la jubilación puede ser vivido como el tiempo del ocio, las vacaciones ganadas después de tantos años de trabajo y hasta el tiempo de nuevos aprendizajes. Cursos de Internet, de bailes de salón, de pintura y hasta de teatro, entre una infinidad de ofertas, están abiertos para las personas jubiladas que sean capaces de mantener el deseo vivo.
Jubilación y estilo de vida.
Hacer ejercicio es fundamental para evitar los problemas de la salud que se inician en esta etapa, así como establecer dietas sanas, bajas en azúcares, grasas y alcohol, que ayudan a sentirse mejor. La medicina alternativa, como la homeopatía y la medicina natural, dispone de medicamentos y técnicas que ayudan mucho a sobrellevar este período vital de envejecimiento. La realización de actividades físicas como la natación, los grandes paseos, pasear en bicicleta, el tai-chi, ayuda enormemente a sentirse activo y vital y mejor con el propio cuerpo, además de facilitar las relaciones sociales.
Y si la jubilación cuesta y deprime…
Como en cualquier otra etapa de la vida, el deseo, los intereses, las relaciones con los demás y la pasión por vivir son lo que convierte la vida en algo digno de ser vivido. Y como en cualquier otra etapa de la vida, la “claudicación vital “ es lo que lleva a la depresión y a la ansiedad. Si se consulta a un psicólogo, se puede mejorar y reencontrar el ánimo de vivir, así como inventar nuevos modos de gestionar los escollos que esta etapa crucial de la existencia puede poner en nuestro camino.
 Volver
 
 
  Volver al inicio   Aviso legal   Mapa de la web   ┌ltima actualizaciˇn: 18/12/2017